domingo, 28 de diciembre de 2008

Navidad 100%

Todavía sigo temblando. Según las encuestas, la familia española gastará alrededor de 900 euros (por miembro) durante estas vacaciones. Todo sea por el espíritu navideño... O eso dicen. Hoy traigo una anécdota (real, verídica, sin trampa ni cartón) para recordarnos lo que es la auténtica Navidad.
Corría el año 2008, Alvarito y su madre paseaban de la mano por las calles de una ciudad al sur de España el día 25 de diciembre. "Vamos un momentito a esa capilla, a ver si está el Niño Jesús", sugirió ella mientras torcía la primera calle hacia la izquierda. Álvaro, un poco cansado de tanto paseo, se dejó llevar sin decir nada. Los bancos de la iglesia estaban semi vacíos, todo a oscuras. Sólo una luz iluminaba al Niño, acostado en una cuna junto al altar. "Mira, Alvarito, ese es Jesús." Pero el niño no contestó nada, miraba fijamente a la figura acostada con los ojos muy abiertos, como hacen todos los niños de dos años cuando se concentran. Al cabo de un rato, susurró: "Mamá, Jesús no tiene chupe..." Inmediatamente, se metió la mano en el bolsillo, sacó el suyo y se acercó a la cuna, mientras su madre le miraba embobada, como todos los adultos cuando no saben qué pensar. "Jesús, ¿quieres el mío?" Y le tendía su chupete muy serio, con los ojos abiertos, esperando la respuesta del Niño.

martes, 23 de diciembre de 2008

Smoking Room

La oficina va a ser vendida a una empresa extranjera, hay tensión entre los trabajadores, se temen despidos, cambios... Y el temor se mezcla con los dramas personales de cada uno (crisis matrimoniales, rencillas sin curar). En este ambiente de inquietud, uno de los trabajadores sugiere la idea de habilitar una habitación para fumadores dentro de la oficina. Lo que al principio tiene una gran acogida, poco a poco se va convirtiendo en un problema. Un problema del que todo el mundo quiere desentenderse. ¿Os suena de algo?
Excelente. La he visto esta tarde y me ha parecido muy buena. Es de 2002, así que igual vengo con un poco de retraso, pero no importa. Merece la pena verla en cualquier momento. Dirigida y escrita por Roger Gual y Julio D. Wallovits, en un trabajo impresionante. El guión es impecable (ganó el premio del Festival de Málaga) y las actuaciones, estelares. Si tuviera que resumirlo todo con una palabra sería esta: creíble. Me lo creo. No sólo porque la película esté muy bien hecha, sino porque además sé que el mundo es así, y los personajes que me presenta podrían estar a mi alrededor. Podría ser incluso yo. Cualquiera de ellos. Una gran película española para reflexionar y para cambiarnos a nosotros mismos y a la sociedad - si es que se deja, claro.

domingo, 21 de diciembre de 2008

Navidades de película

Quien más, quien menos, todo el mundo disfruta de unos días de vacaciones por estas fechas. Y los programadores de televisión lo saben. Por eso, aprovechan para atiborrarnos con películas de padres que no creen en la Navidad y obesos embutidos en trajes rojos, todo ello edulcorado con grandes dosis de amor, felicidad y sonrisas que empalagarían a la mismísima Blancanieves.
Sin embargo, otras cadenas (en parte gracias a la proliferación de canales) apuestan por las buenas películas, emitidas a partir de las doce de la noche, porque como "estamos de vacaciones"... Conclusión: o te mueres de asco o te mueres de sueño.
En fin... De momento, os recomiendo unas buenas películas familiares para ver estos días.
Gracias a Dios, nos quedan los Videoclubs (sí, siguen abiertos, aunque están en peligro de extinción), esos gran abandonados a los que podemos recurrir durante las vacaciones. No debemos amodorrarnos en el sofá y esperar a que echen algo bueno por la tele. Piensa en una película que merezca la pena y anda durante un cuarto de hora para alquilarla. Sé que es duro, sé que pido demasiado, sé que soy una ilusa, pero... valorarás mucho más el trabajo del cineasta y tu tiempo libre. De momento, os sugiero estas diez películas familiares que (creo) merecen un esfuerzo de tal calibre:

1.- Qué bello es vivir (mítica pero imprescindible)
2.- Pesadilla antes de Navidad (otro estilo)
3.- Mary Poppins (¿hace cuánto que no la ponen en la televisión? ¡marcó mi infancia!)
4.- Polard Express
5.- Las Crónicas de Narnia (¿leer el libro es pedir demasiado?)
6.- Harry Potter (tres cuartos de lo mismo)
7.- Charlie y la Fábrica de Chocolate (basada en el libro de Roald Dhal)
8.- Matilda (sí, me gusta Roald Dhal, ¿pasa algo?)
9.- Willow (hay que fomentar la fantasía, no los dramas familiares ni el consumismo, ¡son niños!)
10.-Sister Act (sé que no es la mejor, ni de lejos, pero me chifla. Es una cuestión personal con Whoopi Goldberg)

¿Cuál es tu película infantil favorita?

martes, 25 de noviembre de 2008

Una reflexión interesante para un día aburrido

Recuerdo como si fuera ayer mi primer examen parcial en la Universidad. Sí, aquel que suspendí, que cayó sobre mí como un jarro de agua fría (por utilizar una expresión original), sí, aquel de la materia-que-no-debe-ser-nombrada.
Pues hoy he vuelto a tener examen y, la verdad, se le ha ido todo el encanto y la poesía al asunto. ¡Cómo cambian las cosas con el tiempo! ¡qué oscuras se ven las cosas en primero y cómo se disipan en segundo (o al contrario)! Por ejemplo, lo de comer en la Facultad.

La primera vez que entré en la cafetería (puntualizo, en Comunicación tenemos cafetería propia, a la que vienen estudiantes desde los más alejados lugares del Campus para comer-beber-ligar), me impresionó el ambiente que había: gente hablando por todas partes -"me voy corriendo a prácticas de Radio", "suerte con el examen de Producción", "¿quedamos a luego para tomar un café y me cuentas?"-, gritos de los camareros ("¡Aitor Tilla! tienes la comida preparada, ¡Aitor Tilla!"), risas de los profesores (sí, ellos, a veces, también ríen), el grupito de cuarto que te mira por encima del hombro... Y ahí en medio, tú, mirando hacia todos lados con cara de perdida y rezando por encontrarte a alguien de tu curso, para no tener que sentarte sola frente a un pincho de tortilla.

Segundo es diferente. Estoy harta de comer en la Facultad. Irse corriendo a prácticas no tiene ninguna gracia, más bien todo lo contrario; los gritos no te dejan oír bien y, a veces, encontrarte al profesor en la cafetería no es una buena señal. Lo único que ha cambiado es que, al entrar, ya sabes dónde está la barra y siempre hay alguna amiga con quien tomar un pincho de tortilla.
Quizá las cosas no cambien tanto. Quizá cambiamos nosotros.

martes, 18 de noviembre de 2008

Lo prometido...

Muchas gracias por vuestras opiniones. Entramos en un período de acostumbramiento. Se admiten más sugerencias.
Tita, la sangre, la muerte y la angustia no tardarán en llegar; hasta entonces (entiéndase por 'entonces' el día que me acuerde de traer los cuentos en el USB), tendrás que conformarte con uno de mis primeros relatos de la "etapa azul".

Luz

Era verano. El sol lo iluminaba todo, incluso el último recoveco de las piedras de la montaña. Ella subió pensativa a la cima cargando con su vieja gaita. Los árboles llenaban las laderas y en la redondeada cima, ella comenzó a tocar, de pie, con el cabello al viento. Tenía los ojos fijos en el mar.

El agua fue tornándose en un color gris ceniza. El viento se hizo más fuerte y arrancó varios árboles a su paso; mientras, ella tocaba. La luz del sol tiñó los campos de rojo y las hojas cayeron. Era otoño.

Hinchó de aire sus pulmones e, impasible, continuó su canción con los ojos en el cielo. Las nubes chocaron unas con otras, los blancos copos cubrieron la cima de la montaña y las ramas de los árboles, pelados, finos y desgastados. Era invierno.

Ella miró de nuevo a los tristes árboles y una melodía suave emanó del instrumento, cubriendo las laderas de un manto multicolor, brotaron las hojas y germinaron las semillas. Era primavera.

La última nota, nítida y triste, se rompió en mil pedazos transformándose en el sonido del viento, el rumor del arroyo y el susurro de las hojas. Dejó la gaita sobre la roca y cayó al suelo, desplomada, yerta.

viernes, 14 de noviembre de 2008

Remake

Creo que voy a dar un nuevo toque a mi blog. Lo he decidido. Se admiten sugerencias, siempre y cuando sean respetuosas y constructivas. Algún día, cuando tenga tiempo, escribiré algo más... Sobre una película que he visto hoy, por ejemplo. Se titula "Las tortugas también vuelan". Queda pendiente para la próxima entrada... Y escribid algo, que merak no está ya entre nosotros (guardemos un minuto de silencio) y necesito apoyo moral! ¿Por dónde empiezo a cambiar el diseño del blog?

sábado, 4 de octubre de 2008

Cher Ami

No ha pasado ni un mes y ya tengo mil cosas que contar... Empezando por la más impactante: estuve con Meryl Streep. A quien lleve estos últimos tres meses en una caverna o en una nave espacial china he de decirle que desde el 17 de septiembre hasta el 29 aproximadamente ha tenido lugar en San Sebastián el Festival Internacional de Cine.

Gracias a unos contactos de esos que no sé cómo me busco exactamente pero que siempre acaban apareciendo, fui al estreno de una película de animación "Cher Ami". La idea de la peli es bastante buena: combinar 3 dimensiones (para los fondos y paisajes) con 2D (para los personajes). Los 3D son increíbles. La banda sonora la canta Nina (de OT) y estuve con ella tomando un aperitivo antes del estreno y en el palco porque, evidentemente, mi entrada era V.I.P. Después, estuvimos (fui con otra amiga de la Facultad) hablando con el compositor y el director. Genial.

Ya era de noche y, después de cenar, nos acercamos al Hotel donde se alojaba Meryl (los íntimos podemos llamarla así...) y estuvimos esperando un ratito (dos minutos, porque llegamos justísimas de tiempo) a que saliera para ir hacia el Kuursal. De pronto, vimos que, detrás de Eugenio Martínez de Irujo y un montón de gente que yo no conocía, aparecía un coche. Parecía un automóvil como los demás y, de hecho, lo era, pero dentro iba... Oh my God! LA MISMÍSIMA MERYL STREEP! En un ataque de histeria incontrolada, algunas (no diré nombres, por la reputación de la Universidad) empezaron a aporrear la ventanilla. Meryl -gratamente sorprendida y asustada- se giró y saludó con una amplia sonrisa de portada de revista. Yo, mientras, me había adelantado y vi cómo paseaba por la alfombra rosa.

Todo lo aquí relatado es cierto. Si veis un trozo de jerséy verde en el Telediario de Antena 3 del día 27 de Septiembre, a dos metros de Meryl Streep, soy yo.

domingo, 14 de septiembre de 2008

No quedan días de verano...

Concretamente, una semana, aunque nadie lo diría, teniendo en cuenta el clima de los últimos días... De todas formas, creo que después de tres meses de vacaciones, no estoy en condiciones de quejarme. He hecho un poco de todo y un poco de nada, he descansado sobre todo, así que vuelvo llena de energía... A ver qué tal se presenta el curso.
Vuelven los fascículos, las promesas del gobierno, las tardes de tres horas... pero no todo es negativo; siempre nos quedará la ropa de rebajas, el café caliente de la mañana y la nueva programación televisiva... Aunque aún me queda por descubrir si esto es un consuelo o una razón más para caer en el síndrome post-vacacional.
Todo esto y mucho más nos espera en las próximas semanas... Feliz curso!

martes, 29 de julio de 2008

domingo, 27 de julio de 2008

Manalive, de Chesterton

Echando un vistazo a las últimas entradas de mi blog, me doy cuenta de que hace tiempo que no escribo nada sobre los libros que voy leyendo. Como tengo bastante tiempo libre y en el trabajo no hay mucho jaleo, lo cierto es que he devorado media estantería (metáfora) en estas tres semanas de vacaciones... Que falta me hacía.
Uno de los primeros libros que leí fue "Manalive", de Chesterton. Lo cogí pensando en Gabriel Syme, aficionado a este autor del que yo todavía no había leído nada. En dos días lo terminé: no es muy grueso y atrapa al lector desde la primera página.
No es el tipo de novela que suelo leer y, para ser sincera, eso de "Manalive: una gran novela sobre la alegría de estar vivos" que ponía en la portada, me dio mala espina. Soy más aficionada al género pesimista. Aun así, decidí que ya era hora de cambiar un poco de estilo y leer a uno de los grandes escritores contemporáneos (así le llaman los entendidos).
Es un libro metafórico, muy original y bastante surrealista. Yo, que no tengo ni idea pero que me encanta imaginarme que sé un montón, diría que es una especie de lógica absurda. Todos parecen estar locos, todos actúan de forma demencial, pero detrás de todo hay una razón profunda, que no se entiende hasta el final de la novela.
La historia, difícil de resumir, comienza cuando Innocence Smith, protagonista del que no se sabe nada, llega desde no se sabe dónde a una casa en la que viven tres mujeres y otros tantos hombres con una única cosa en común: su vida es triste, aburrida y sin sentido. Smith, con su ejemplo y sus ideas disparatadas, les hará reflexionar y les enseñará a disfrutar de la existencia. Sin embargo, este sorprendente individuo esconde un oscuro pasado. Cuando lo descubre el detective Warner, Innocent se deberá someter a un original juicio, acusado de intento de asesinato, robo y poligamia.
Desde mi punto de vista, lo más destacable de la forma de escribir de Chesterton (al menos en esta novela) es la capacidad de divertir e intrigar al mismo tiempo. Perfecto para desconectar, ideal para las vacaciones.
Buscando una fotografía (no puedo subirla) para completar mi entrada, he encontrado un post mucho más interesante y analítico que el mío sobre Manalive. Qué vergüenza.

miércoles, 16 de julio de 2008

Pobre de mí

Aunque debería haberse escrito el 14 de Julio, fecha en la que finaliza la fiesta de San Fermín, no fue posible. Así que procedo a relatar, tras días de lágrimas incontenidas, lo que ha supuesto para Pamplona en general y para mí en particular, el canto del "Pobre de mí".

Cuando salí aquella calurosa noche, nada parecía indicar los sucesos tan trágicos que, en apenas unas horas, se sucederían ante mis propios ojos.
El paso del tiempo, inexorable, hacía mella en el ánimo y la vestimenta de los ciudadanos: el rojo y el blanco, que tiñeron las calles de Pamplona durante una semana, poco a poco se iban diluyendo. No todo el mundo fue capaz de presenciar los coletazos agónicos de las fiestas que tocaban a su fin.
Los fuegos, normalmente alegres, aquel día sonaron a despedida. Cada petardazo era una puñalada, una lágrima suicida, un adiós. Cuando se apagaron las luces del cielo y cayó al suelo el último palitroque chamuscado, todos los sanfermineros comenzaron a caminar hacia el Ayuntamiento.
Allí, rompiendo con entrecortada voz el silencio, la alcaldesa gritó: "¡Pamplonesas, pamploneses, han acabado las fiestas de San Fermín!"
El viento impetuoso y cálido del catorce de julio agitó los pañuelos que ondeaban al viento, despidiéndose un año más.

miércoles, 9 de julio de 2008

Si Mafalda levantara la cabeza...

Interrumpo mi crónica de los Sanfermines para hablar de un asunto que me ha traído de cabeza toda la tarde (para mañana se me pasará). Hoy, tras una dura jornada laboral llena de contratiempos y arduo trabajo sin descanso para ganarme el pan de cada día, me he sentado frente al televisor: poderoso medio de comunicación que actúa como espejo y modelador de la opinión pública y las acciones humanas. Practicando el deporte digital del zapping, tan típico de esta estación del año en la cual pocos programas merecen la pena ser vistos durante más de diez segundos, he dado con un culebrón. De los gordos.
Mi conciencia profesional está en pleno desarrollo, por lo que se encuentra en un periodo extremadamente sensible en lo que a cuestiones de comunicación se refiere; evidentemente, al detectar un elemento extraño a mí, como son las telenovelas, han saltado todas las alarmas. Haciendo caso omiso de mi pequeño J.J.Esparza interior, he continuado pegada a la pantalla.
La idea central de la serie se resume más o menos así: "soy una mujer mayor, con hijos y sin marido (las razones no me han quedado muy claras, sinceramente, he llegado a mitad de capítulo, como suele suceder con los capítulos interminables, propios de este género televisivo), he conocido a un hombre joven, atractivo y lleno de vida, del que me he enamorado porque está junto a mí mientras yo envejezco y me hace rejuvenecer". Toma ya. Ahí queda eso.
Con este emotivo argumento, se desarrolla toda la trama.

Y yo me pregunto varias cosas:
1. ¿Cómo no se ha levantado el feminismo en armas contra esta esclavitud de la mujer que reconoce que, para sentirse realizada, deseada y bien consigo misma, necesita un hombre a su lado? ¿No se basta una y se sobra para ser feliz? Incoherencias de un feminismo mal entendido.
2. ¿Qué clase de manía histérica tiene todo el mundo con eso de la edad? En serio, las niñas de diez años sueñan con tener veinte, las de veinte se comportan como si tuvieran catorce y la adolescencia se alarga hasta los treinta y cinco tacos, mínimo. Así que cuando una llega a los cincuenta y pico, como la protagonista de este culebrón, ha sido incapaz de madurar y, por supuesto, de asumir su edad.
3. ¿A quién va dirigido este programa? Ahí radica la cuestión, desde mi punto de vista. No es para las adolescentes enamoradizas que pierden el tiempo en vacaciones (entonces, televisarían algo más al estilo de "Pasión de Gavilanes"), no, es para la ama de casa media sin mucho criterio, pero con mucho tiempo libre, que no sabe qué hacer de cuatro a seis de la tarde. Y, ante quienes piensen que critico a estas señoras, que pueden hacer lo que les de la gana con su tiempo, alego en mi defensa que esto no lo digo yo. Lo dice la publicidad: Pastas Gallo, anunciadas por Silvia Jato rodeada de venga de mujeres; Algasiv, para la dentadura postiza, anunciado por una señora ya entrada en años, supermercados, cremas anti edad...
Al fin y al cabo, los publicistas tienen un único objetivo: vender. Y para ser eficaz uno debe regirse por los datos, por la realidad constatable de la audiencia, y dejarse de rollos de políticamente correcto o incorrecto. ¿Se entiende adónde quiero llegar? Estamos ante una incoherencia terrible: por un lado, se lleva la "super woman" que no necesita un marido para ser feliz ni para educar a sus hijos, y levantamos la voz y el puño para defender esta valiente actitud. Al mismo tiempo nos muestran a una señora lamentándose de su soledad sin un hombre, y nos parece algo perfectamente comprensible. Por otro lado, se habla de un amor sin fronteras de ideologías, de sexos o de edad, de "todo da igual, todo es lo mismo, somos una masa uniforme". Pero los anuncios no venden eso, sino que su público objetivo es muy específico, está analizado y estudiado por expertos, es tan concreto, tan concreto, que podríamos hacer un retrato robot (a veces, aparecen raras excepciones como yo: gente aburrida y deseosa de criticar que ve estos culebrones).
Gracias a Dios, el mundo lo mueve el dinero. Está tan valorado que la gente es capaz hasta de decir la verdad por conseguirlo. Lo que se hace por un par de duros.

martes, 8 de julio de 2008

¡que viva, que vivá!

El cielo de Pamplona se iluminó durante veinte minutos, llenando de luz a toda la ciudad. Los fuegos artificiales del 7 de Julio no defraudaron. Sorprendentes. Quizá sea este el mejor adjetivo para calificarlos. Cuando parecía que ya estaba todo inventado en el mundo de la pirotecnia y que la única posibilidad de innovación podía consistir en distintas combinaciones de las mismas herramientas, un valenciano con un par de cerillas crea algo totalmente original: cohetes que suben y bajan como si tuvieran vida propia, chorros de fuego que emergen del suelo para deshacerse entre las nubes y una memorable traca final llena de color.

Más de cuatro aplausos durante la exhibición, más de diez gritos de exclamación y más de mil bocas abiertas se mereció este espectáculo sin comparación. Un exitazo. Tiene muchas papeletas para quedar entre los finalistas de este año. Sus rivales lo tendrán difícil, muy difícil.

Por si no lo habéis detectado, este ha sido un intento de escribir con estilo más periodístico. Sigo pensando que no es lo mío (tengo una ligera tendencia a la exageración), pero está bien para pensar de vez en cuando y cambiar un poco...

domingo, 6 de julio de 2008

¡viva San Fermín!

He visto el chupinazo desde un balcón de honor. En primera línea de calle, con una masa de gente gritona, pegajosa y borracha bajo mis pies. La sensación de poder es indescriptible, pobrecitos, todos asfixiados por la ola de gente que abarrotaba las calles y yo, como el en circo romano, observándolos desde mi ventana saboreando una copita de cava... ¡Qué entrañables fiestas las de San Fermín!
Lo chungo viene cuando una baja a la dura realidad. Las zapatillas se quedan pegadas al suelo, las botellas de vino y el ketchup vuelan por los aires, los guiris pierden las chancletas y andan descalzos por la calle, para avanzar un paso tienes que clavar los codos en las costillas de -al menos- cinco personas, toda la ciudad desprende un olor indescriptible (no humano, desde luego)... Lo peor llega cuando se te acerca el típico hombre gordo, con barba de tres días, sudoroso, gruñendo cosas del tipo: "lo loro lo looooo, ¡viva San (lingotazo a la botella de cerveza que lleva en la mano izquierda) Fermín! oe, oe, oe..." La media de edad de estos especímenes, que nadie sabe de dónde salen pero que son imprescindibles en toda fiesta que se precie, ronda los 40-45, aunque el prototipo de borracho fiestero se caracteriza por permanecer anclado en los 15 años. Y el hombre en cuestión se empeña en que llevas la camiseta demasiado limpia, y aunque huyas de su lado o te refugies en una cafetería, inevitablemente acaba por ensuciarte. De vino, si es posible. Hay que fastidiarse.

Total, que el día del chupinazo, una empieza mirando a todos por encima del hombro y acaba mirándose a sí misma en el espejo sin apenas reconocerse. Y esto es sólo el primer día. Que Dios nos asista.

viernes, 4 de julio de 2008

preguntas de niños I

La niña de camiseta roja y ojos grandes me preguntó si había peces en el lago. Intenté recordar. De camino al trabajo, montada en mi bicicleta prestada, atravesaba el parque del pueblo. En mitad del parque había un lago, sí, tenía la imagen perfecta grabada en mi cabeza y, cerrando los ojos, podía verlo: grande, circular, bordeado por una pequeña valla blanca, útil como adorno pero no como medida de seguridad, con un mirador desde donde contemplar el extenso parque. Ahí estaba el lago. El lago por el que pasaba todas las mañanas antes de trabajar, y en el que nunca me había fijado. Quiero decir que no me había fijado lo suficiente como para saber si había peces en él. "¿Hay peces en el lago?", seguía preguntándome con los ojos la niña, sin hablar. Su hermano, con la espada de plástico en la mano, había parado de luchar contra un enemigo invisible y se había vuelto hacia mí, preguntándome también con los ojos. Y a mí me daba vergüenza contestar. Era fácil: sí o no. Pero no era tan sencillo. Dudé. "No lo sé", respondí al fin, algo temblorosa. Y la niña de camiseta roja abrió aún más los ojos y torció los labios, decepcionada. Su hermano se giró de nuevo y volvió a blandir su espada, pensando que era preferible salvar a la humanidad de unos malvados piratas antes que malgastar su tiempo con alguien que no sabía, ni siquiera, si había peces en el lago.

domingo, 29 de junio de 2008

Un par de cosas, literalmente

1. He encontrado un blog sobre Pixar (la productora que hace dibujitos, sí, esa que se forra con películas de animación) que está bastante bien, actualizado y con cosas interesantes, si te gusta Pixar, claro. El único inconveniente -para algunos- es que está en inglés; así que para vosotros, ¡oh ignorantes de la lengua de Shrek!, incluyo un traductor on-line, que os vendrá muy bien.
2. Para quienes todavía (a pesar de la macro campaña de Cuatro) no se hayan enterado, hoy es la final España-Alemania. Dará de qué hablar.

viernes, 27 de junio de 2008

still alive

Vale, ya lo sé, no hace falta que os pongáis así... Han pasado mil cosas y yo no he comentado nada en el blog: terminó el curso, escribí un ensayo, la selección pasó a semifinales, hice macarrones, acabé de leer un libro, volví a ver una película y la selección machacó a Rusia en la semifinal.
De todo esto, y de mucho más, hablaré cuando tenga un ratito. Hasta entonces, un saludo a mi/s lector@/s. Mientras, podéis leer el cuento de gabriel syme en haecnovanobis

miércoles, 4 de junio de 2008

Wanted.

Sabía que era gafe, pero nunca pensé que llegaría a tanto. El otro día, cuando me disponía a comenzar una jornada de estudio (como ya es habitual en mí), empezó a llover de una forma terrible, sin previo aviso, sin escapatoria. Calada hasta los huesos, decidí no dar marcha atrás en mis planes, y estudié. O al menos lo intenté. Cuando volví a casa, me sequé, me cambié de ropa y, escarmentada, cogí un paraguas.
Había quedado para tomar unos pintxos, tan tradicionales en esta tierra navarrica. Los degusté con sumo placer, acompañada de un mosto y una agradable conversación. Fuera estaba lloviendo. Al salir, me acordé de que - por una vez- había traído paraguas, pero ¡cuál fue mi sorpresa al descubrir que ya no estaba en el paragüero donde lo había dejado!
Desde luego, empiezo a pensar que soy el chivo expiatorio de una red de confabulaciones e intrigas que Dios sabe cuándo acabarán y, lo que es peor, cómo acabarán. Mientras tanto, sigo alerta. Si alguno de mis lector@/s encuentra mi paraguas o lo ha visto en algún sitio, por favor, que me lo haga saber. Y si alguna vez os han robado uno y habéis sentido esa húmeda sensación de abandono, resignación, impotencia... solidarizaos conmigo. Lo necesito. O compradme un paraguas. Plegable.

martes, 20 de mayo de 2008

Snif, snif

Como ya saben mis lector/es, me gusta mucho Mika. He encontrado este corto que alguien ha colgado en You Tube y que tiene como banda sonora una de las mejores y menos conocidas canciones (porque no sale en los 4o Principales, claro) de este cantante: In any other world.
Espero que os guste, aunque es algo "tiernis", muy en mi línea, ya sabéis.

lunes, 19 de mayo de 2008

fea... pero te quiero

Así se titula una canción muy divertida que anda pululando por YouTube, móviles, etc. Como hay un trozo algo indecente, que no es propio de una chica de mi edad y condición, no voy a incluir aquí el vídeo. Pero sí quiero destacar algunas frases que se incluyen en esta canción, que me parecen de una gran sabiduría, originalidad y profundas a más no poder. Contextualizo un poco: toda la canción trata de describir, a base de comparaciones y elaboradas metáforas, lo fea que es la novia del cantante. Para ello, utiliza expresiones como:
"Era tan fea que, cuando nació, el médico dijo: Si no llora, es un tumor"
o

"Era tan fea que, cuando fue a comprar una careta, sólo te dieron la goma"

e incluso llega a afirmar que

"Era tan fea que, cuando jugaba al escondite, nadie la buscaba"

para acabar, destacaré la frase que - tras una dura selección- me ha parecido la mejor:

"Era tan fea que tenía que colgarse un trozo de carne al cuello para que el perro jugara con ella"

Quien, haciendo uso de su conciencia en libertad, quiera escuchar el resto, ya sabe. El autor de este blog no se responsabiliza de las consecuencias morales que pueda acarrear el contenido de esta canción.

lunes, 12 de mayo de 2008

Ring, ring

Cuestión de un cuarto de hora. He ido a la tienda, he puesto mis datos en una hojita, he ido a la Caja a preguntar un par de cosas, he vuelto, he firmado y al cabo de un rato, el móvil estaba en mi bolsillo. Es blanco, con dos franjas rojas, tiene cascos, cámara de vídeo, cámara de fotos y venga de botoncitos que no sé para qué sirven (supongo que son los números, pero ahora vienen tan sofisticados que vaya usted a saber). El caso es que mola. Ahora sólo falta que alguien me llame... (me parece que la indirecta es suficientemente clara, quien tenga oídos, que oiga)

sábado, 10 de mayo de 2008

dxt & h2o

La XV Jornada del Deporte se ha visto empapada por la lluvia. Pero yo me lo he pasado igual de bien. Bueno, igual, igual, tampoco, pero muy parecido. Como al final el paint-ball (dispararse con bolas de pintura, para los sedentarios) se ha suspendido, después de lo que me costó encontrar a cinco personas dispuestas a pringarse, han montado un campeonato de tenis en la Wii. Las ventajas de las nuevas tecnologías. Y como el primer partido que he jugado lo he perdido (por culpa del viento, está claro), pues me he ido a jugar al "basket street", que se me da mejor y, además, si ganabas te daban un trofeo. Hemos quedado segundas (no digo cuántas participábamos, si alguien se queda con la intriga, que investigue), nos hemos llevado una copa y nos han dado una camiseta... ¿Qué más se puede pedir? Paella. Pero no ha habido. Por culpa de la lluvia, estábamos empapadas, con agua chorreando por todos los rincones del cuerpo; de hecho, luego he tenido que escurrirme hasta los nudillos. Y, una vez escurridas, hemos encargado unas güenas pizzas acompañadas por una cerveza con limón (no diré marcas), para reponer fuerzas... No serán como la empanada casera y los lacasitos de Tita, pero qué le vamos ha hacer...

sábado, 3 de mayo de 2008

2-1, help! I need somebody

Mi primer partido después de un duro entrenamiento de tres meses una hora a la semana, y pierdo. Es duro reconocerlo, pero es más duro aún que tu contrincante sea la vecina de enfrente, y te la encuentres todas las mañanas en el ascensor, con una sonrisilla de triunfo, recordándote lo patética que eres jugando al tenis. No sé si podré soportarlo. Duermo mal por las noches, me despierto entre sudores fríos, soñando que cientos de pelotas de tenis se abalanzan sobre mí y yo intento frenarlas con una espumadera, ¡tengo una espumadera en la mano, en vez de una raqueta!, tiemblo cada vez que veo unas zapatillas de deporte y una voz me acosa continuamente: "perdedora, perdedora", susurra en mi oreja.
¿Qué hago ahora? Había pensado en olvidar el tema, dedicarme al baloncesto y probar suerte; otra de mis opciones es romper (en un descuido) su raqueta; también me han sugerido hacer yoga, para tranquilizar mis nervios; puede que me cambie de piso... ¿Alguien da más?

lunes, 28 de abril de 2008

Gallipoli



No, no es un insulto, aunque lo pueda parecer. Yo tampoco había oído hablar de esta película hasta que me la pusieron en clase. David Williamson, el guionista, cuenta la historia de Archie, un corredor espectacular cuyo principal objetivo es ir a la guerra. En una carrera conoce a Frank (Mel Gibson), un atleta que vive despreocupadamente. Es una historia de amistad, pero no sólo de eso; también habla de la justicia, del honor, de la valentía... Sin embargo, no estamos ante el clásico film de soldados-héroes. Ofrece una visión de la guerra muy distinta a la que estamos acostumbrados. Creo que no existe una escena final que supere a la de Gallipoli. Es una película lenta, bien construida,impactante, creíble y terriblemente emotiva. Muy recomendable.

domingo, 27 de abril de 2008

Los restos del día, de Ishiguro

Es un buen libro. Me han dicho que hay película también y que sale Anthony Hopkins, pero no la he visto, y no me imagino como puede ser, porque el libro está escrito en flash back, así que igual la película también está en flash back, no lo sé. La historia es triste, y a la vez tiene unos buenos puntos de humor, es triste no porque acabe mal sino que es una tristeza profunda, como de aburrimiento de la vida, no es que se muera el protagonista, es que es un hombre que nunca ha vivido del todo. Está muy bien escrito, tan bien que se nota demasiado, pero me ha gustado. Lo mejor es la sensación que te queda cuando has cerrado el libro y dices: "y ahora, ¿qué?". Si tuviera que definirlo con una palabra no sabría que decir, quizá sea un libro nostálgico. Sí, eso suena bien. Es un libro nostálgico.

viernes, 25 de abril de 2008

¿quién lo diría?

Increíble. No me lo creo ni yo. Con la de cosas que tengo que hacer y aquí sigo, fiel al blog. Espero que mi/s lector/es se de/n cuenta del valor que tiene este pequeño velero que empieza su travesía, navegando por la red (vaya horterada, se la dedico a todos los informáticos, que será lo único "poético" que lean en mucho tiempo. Va por vosotros.)
Hoy os cuento otro de mis descubrimientos: el deporte. Puede que no suene demasiado original, lo descubrieron los griegos, ya lo sé... pero son las nueve y media de la noche y hay hambre. El caso es que, entre estudios, clases, leer, actualizar el blog, escuchar música y ver películas, una se pasa el día sentada, y conviene hacer algo de ejercicio de vez en cuando. Sí, yo también era de esas que decía: "bah, eso es para los chicos, que les das una pelota y ya están tan contentos, lo mío es tomar cafés", pero resulta que no. No del todo. El ejercicio hace que te concentres tanto en el juego, en un punto fijo como puede ser la pelota, en darle con la raqueta o encestar en la canasta, que te olvides del resto. Por eso despeja tanto, y por eso los hombres son tan descomplicados, porque se pasan la vida jugando al fútbol y hablando de fútbol. Ahora todo cuadra. Conocemos vuestro secreto.

jueves, 24 de abril de 2008

La inolvidable amiga de Mafalda, sí , esa...

Después de disipar una seria duda que me ha traído de cabeza después de, por lo menos, cinco minutos acerca de cuál era el nombre de la amiga de Mafalda (Susanita, para aquellos que, como yo, no lo recordaban) he decidido colgar una tira suya en el blog. Para más información, seguid este link, todo sobre Mafalda, está muy bien.

martes, 22 de abril de 2008

Piedrahita y los cacahuetes

Aquí está la prometida entrada sobre Luís Piedrahita. Estudió en la Universidad de Navarra y es conocido, sobre todo, por sus monólogos en "El Hormiguero" y programas de ese tipo. Tiene algunos muy buenos, me parece que es un humor muy trabajado, se nota que piensa mucho los guiones. Hay algunos humoristas que tienen cara de chiste, o un acento divertido, o que se mueven de una forma determinada y con eso ya les basta para hacer reír, pero a mí me da la sensación de que Piedrahita se lo curra. No es que sea especialista en esto del humor, pero me recuerda un poco a Woody Allen. Bueno, miradlo vosotros mismos y ya me contaréis qué os parece. Por cierto, la película de "La habitación de Fermat" no es de humor, aunque hay golpes bastante buenos, pero el guión está calculado al milímetro.
Este monólogo se llama "Los frutos secos". A ver qué os parece.

lunes, 21 de abril de 2008

un día de perros

El otro día se me enganchó la suela de la bota en una puerta, no me dí cuenta y seguí andando. Tuve que estar todo el día con media suela colgando, estaba lloviendo y me calé el pie izquierdo. Mientras esperaba a que escampara desde la puerta de la Facultad, vi a un chico con muletas que cruzaba la explanada. Jarreaba y él no tenía manos para coger el paraguas y la carpeta se le escurría debajo del brazo. Además se me acabó la tinta del boli azul, había perdido el boli negro y tuve que coger los apuntes con color rojo. Menos mal que por la noche, proyectaban en la Facultad la película de "La habitación de Fermat", tenéis que verla. Otro día os hablo de Luís Piedrahita, el director y guionista. Un crack. Y no lo digo solamente yo.

"marina returns" returns

Vale. Lo siento. La vida del estudiante no es tan fácil, soy una víctima de la sociedad, yo no quería pero me obligaron...¿sirven estas excusas? Espero que sí. Tras un largo silencio, intento volver a dar vidilla a mi blog. Lo único que me alegra es que la gente me haya echado en cara que no lo actualizo, eso significa que aún tengo lectores. Y como sé que son pocos (pero fieles) intentaré mantenerlos...¡Ya lo tengo! Yo no he sido, estaba así cuando llegué. A Homer le funciona.

viernes, 25 de enero de 2008

1958-1975


Esta imagen tomada por Eddie Adams es un clásico del fotoperiodismo y su publicación cambió en cierto modo el rumbo de la guerra de Vietnam. O al menos la concepción que los americanos (y una gran parte del mundo) tenían sobre ella. No podemos acostumbrarnos a la guerra. No podemos acostumbrarnos a las imágenes.
Por eso os recomiendo el blog de Jim Lowney, fotógrafo y periodista, que tiene de todo un poco: fotografías de EE.UU, Bucarest, fotoperiodismo, gente... Hay algunas realmente buenas; al menos a mí me gustan.

sudando amor

Últimamente se han puesto muy de moda los programas de castings y "reality shows"; no entiendo porqué. Nunca he podido comprender qué tipo de motivos lleva a una persona hecha y derecha a encerrarse en una casa con gente desconocida, matarse a trabajar, aceptar todas las críticas de un público inepto, ser juzgado por un tribunal cuyos únicos conocimientos de música se basen en el "Mambrú se fue a la guerra" tocado con la flauta dulce del cole y, sobre todo, saber que su tan sudada fama (si es que la alcanza) será efímera.
Lo peor de todo, sin duda alguna, es ese tono asquerosamente dulzón, empalagoso y, en resumidas cuentas, estúpido que les dan a este tipo de programas. Todos lloran emocionados, todos discuten y se reconcilian, todos se abrazan y besan, y sueltan frases que parecen sacadas del culebrón de las cuatro. Aquí apunto las declaraciones que han inspirado estas líneas. Pertenecen a un concursante de esa nueva bazofia de Cuatro llamada "Fama". Atención a la elaborada retórica y la consistencia de sus ideas: "Tenemos mucho amor dentro, tenemos mucho amor que repartir y vamos a repartirlo bailando". Aplauso general. Ellas enjuagan sus lágrimas. Ellos le dan palmaditas en la espalda. La presentadora sonríe cautivadoramente a la cámara. Suspira. Y yo, tirada en el sofá, mientras me pregunto qué carajo significa esa memez, empiezo a vomitar.

miércoles, 23 de enero de 2008

Esperanzas

Era el más temido y el más esperado al mismo tiempo. Cuando llegó, muchos no supieron cómo reaccionar. Con los ojos bajos y la barbilla alta, trataron de hacerle frente. Más de doscientas manos empuñaron sus armas y, frunciendo el ceño, hicieron acopio de las pocas fuerzas que el hambre, la fatiga y las largas jornadas sin descanso habían mermado. Al recibir el primer golpe, se hizo el silencio.
La batalla parecía no tener fin; en los útlimos recovecos de la mente, agazapados, se escondían los villanos enemigos. Otros, montados en sus briosos corceles, duraban un sólo instante. No había tiempo que perder, verlos, derribarlos de sus monturas y destriparles era una única cosa. Hasta el último detalle había de ser controlado. Algunos, insensatos, se mostraban tal cual ante la atónita mirada del ejército: sin escudo ni protección, paseaban despreocupados por las peligrosas llanuras.
Las víctimas eran innumerables, en ambos bandos. Volvió el silencio.
Ella, escondida, nerviosa y esperanzada, aguardó hasta el anochecer. El desenlace, dichoso o trágico, estaba cerca por fin.

Ya he hecho el examen de economía.

viernes, 18 de enero de 2008

¡qué tiempos aquellos!

Acabo de hacer mi primer examen final de la carrera (suena fatal) y no puedo evitar acordarme de aquella época en que sólo tenía controles de cuatro temas de dos folios por una cara... Es verdad que cada etapa tiene su cosa, pero lo cierto es que se echa de menos.
Me acuerdo ahora especialmente de Arangoya, donde estudié mis dos años de Bachillerato. No me quiero poner nostálgica ni tratar de resumir 18 meses en un huequecito como este, pero sería injusto si no hiciera ni tan siquiera una mención a ese colegio donde he aprendido tanto.
Tiendo a relacionar lugares y momentos con música, libros, olores... Si tuviera que sintetizar en una frase lo que aprendí en Arangoya, sería esta:"lo que es, es; lo que no es, no es". Parece obvio, pero, como oí decir una vez, la inteligencia comienza un segundo después de citar lo obvio.

miércoles, 16 de enero de 2008

y otro más

Pues sí, he encontrado otro blog que me ha parecido bastante curioso y que, además, está muy bien hecho. Enología, como es fácil de deducir, tiene contenidos acerca del vino: su historia, caracterísiticas... concretamente, os recomiendo este apartado en el que se describe la relación entre el Martini y los famosos del cine y el espectáculo. Como ya saben quienes me conocen, soy una gran aficionada a ambos (al cine y al espectáculo, claro) y, por eso, lo he incluido en mi blogroll.
Un saludo.

martes, 15 de enero de 2008

nuevo blog

En mitad de examenes, encuentro un hueco para seguir atendiendo mi blog, tal y como reclaman mis numerosísim@s lector@s (sí, sí, lectoros y lectoras). Dentro de poco, si la Historia Universal y la Economía me lo permiten, publicaré algunas entradas que, por ahora, están tomando forma. Hasta entonces podéis entreteneros con un interesantísimo blog que uno de mis hermanos me ha recomendado: Historias con historia, una bitácora escrita cuidadosamente (rasgo no muy común en Internet) que fomenta el interés por la cultura de forma amena (algo menos común todavía). Muy útil para quedar bien en clase, con los amigos, en una cena... ¡Para que luego digan que las humanidades no son prácticas! Os lo recomiendo.


sábado, 5 de enero de 2008

marina returns

Yo, al contrario que el turrón, vuelvo después de Navidad. En estos días, repletos de polvorones, peladillas y espumillón, he decidido tomarme unas merecidíííííííísimas vacaciones que me han servido para recargar las pilas, reflexionar y descansar. Porque, digan lo que digan, la Navidad es lo que es: el Nacimiento de Dios y, en consecuencia, un periodo de recogimiento; aunque entre tanto regalo y langostino, resulte algo complicado. Aprovechemos este nuevo año para hacer todo lo que se nos quedó en el tintero durante el pasado, ¡feliz 2008!