martes, 20 de mayo de 2008

Snif, snif

Como ya saben mis lector/es, me gusta mucho Mika. He encontrado este corto que alguien ha colgado en You Tube y que tiene como banda sonora una de las mejores y menos conocidas canciones (porque no sale en los 4o Principales, claro) de este cantante: In any other world.
Espero que os guste, aunque es algo "tiernis", muy en mi línea, ya sabéis.

lunes, 19 de mayo de 2008

fea... pero te quiero

Así se titula una canción muy divertida que anda pululando por YouTube, móviles, etc. Como hay un trozo algo indecente, que no es propio de una chica de mi edad y condición, no voy a incluir aquí el vídeo. Pero sí quiero destacar algunas frases que se incluyen en esta canción, que me parecen de una gran sabiduría, originalidad y profundas a más no poder. Contextualizo un poco: toda la canción trata de describir, a base de comparaciones y elaboradas metáforas, lo fea que es la novia del cantante. Para ello, utiliza expresiones como:
"Era tan fea que, cuando nació, el médico dijo: Si no llora, es un tumor"
o

"Era tan fea que, cuando fue a comprar una careta, sólo te dieron la goma"

e incluso llega a afirmar que

"Era tan fea que, cuando jugaba al escondite, nadie la buscaba"

para acabar, destacaré la frase que - tras una dura selección- me ha parecido la mejor:

"Era tan fea que tenía que colgarse un trozo de carne al cuello para que el perro jugara con ella"

Quien, haciendo uso de su conciencia en libertad, quiera escuchar el resto, ya sabe. El autor de este blog no se responsabiliza de las consecuencias morales que pueda acarrear el contenido de esta canción.

lunes, 12 de mayo de 2008

Ring, ring

Cuestión de un cuarto de hora. He ido a la tienda, he puesto mis datos en una hojita, he ido a la Caja a preguntar un par de cosas, he vuelto, he firmado y al cabo de un rato, el móvil estaba en mi bolsillo. Es blanco, con dos franjas rojas, tiene cascos, cámara de vídeo, cámara de fotos y venga de botoncitos que no sé para qué sirven (supongo que son los números, pero ahora vienen tan sofisticados que vaya usted a saber). El caso es que mola. Ahora sólo falta que alguien me llame... (me parece que la indirecta es suficientemente clara, quien tenga oídos, que oiga)

sábado, 10 de mayo de 2008

dxt & h2o

La XV Jornada del Deporte se ha visto empapada por la lluvia. Pero yo me lo he pasado igual de bien. Bueno, igual, igual, tampoco, pero muy parecido. Como al final el paint-ball (dispararse con bolas de pintura, para los sedentarios) se ha suspendido, después de lo que me costó encontrar a cinco personas dispuestas a pringarse, han montado un campeonato de tenis en la Wii. Las ventajas de las nuevas tecnologías. Y como el primer partido que he jugado lo he perdido (por culpa del viento, está claro), pues me he ido a jugar al "basket street", que se me da mejor y, además, si ganabas te daban un trofeo. Hemos quedado segundas (no digo cuántas participábamos, si alguien se queda con la intriga, que investigue), nos hemos llevado una copa y nos han dado una camiseta... ¿Qué más se puede pedir? Paella. Pero no ha habido. Por culpa de la lluvia, estábamos empapadas, con agua chorreando por todos los rincones del cuerpo; de hecho, luego he tenido que escurrirme hasta los nudillos. Y, una vez escurridas, hemos encargado unas güenas pizzas acompañadas por una cerveza con limón (no diré marcas), para reponer fuerzas... No serán como la empanada casera y los lacasitos de Tita, pero qué le vamos ha hacer...

sábado, 3 de mayo de 2008

2-1, help! I need somebody

Mi primer partido después de un duro entrenamiento de tres meses una hora a la semana, y pierdo. Es duro reconocerlo, pero es más duro aún que tu contrincante sea la vecina de enfrente, y te la encuentres todas las mañanas en el ascensor, con una sonrisilla de triunfo, recordándote lo patética que eres jugando al tenis. No sé si podré soportarlo. Duermo mal por las noches, me despierto entre sudores fríos, soñando que cientos de pelotas de tenis se abalanzan sobre mí y yo intento frenarlas con una espumadera, ¡tengo una espumadera en la mano, en vez de una raqueta!, tiemblo cada vez que veo unas zapatillas de deporte y una voz me acosa continuamente: "perdedora, perdedora", susurra en mi oreja.
¿Qué hago ahora? Había pensado en olvidar el tema, dedicarme al baloncesto y probar suerte; otra de mis opciones es romper (en un descuido) su raqueta; también me han sugerido hacer yoga, para tranquilizar mis nervios; puede que me cambie de piso... ¿Alguien da más?