sábado, 14 de febrero de 2009

Ensemble, c'est tout

Es el título original de la película que acabo de ver esta tarde. Sólo había escuchado a Cintia hablar de ella, bueno, concretamente, de su banda sonora. Os recomiendo que la veáis, la ficha técnica y la sinopsis están aquí.

Me ha encantado la actuación de Audrey Tatou: una chica inteligente y sensible que consigue cambiar la vida de los que están a su alrededor y, casi sin darse cuenta, la suya propia. Quien me conoce, sabe que este tipo de personajes (y personas), aparentemente descomplicados pero que sostienen una continua lucha interior, son de mis favoritos. Lo único que me preocupa es que, después de Amelie, y con esa cara de ingenuidad, Audrey Tatou se encasille.
Por otro lado, da la casualidad de que el otro día vi "¡Qué guapo eres!", una comedia romántica francesa, de este mismo estilo. Creo que el cine comercial francés se está haciendo un hueco y, aunque todavía haya quienes duden de "ese absurdo humor francés", me parece que lo está consiguiendo. Ya no convencen las actrices americanas ni sus ridículas historias raquíticas y estereotipadas.

En "Juntos, nada más", se tocan temas muy profundos, es una película humana, desde muchos puntos de vista. Si la véis, luego pensad en:

1. Las relaciones humanas: la abuela y el nieto, los vecinos, el amigo y la amiga, la madre y la hija, la abuela y los animales, el amigo y su novia...

2. La soledad, de la que todos huyen, sin execpción: Camille, para no estar sola, invita a cenar a sus vecinos o celebra la Navidad con sus compañeras de trabajo; Franck se acuesta con mujeres; la abuela necesita a sus animales...

3. El amor: tema principal de la película. Camille y Franck pasan de soportarse a quererse,.Y todo porque ella le tiró la radio por la ventana. Hay veces que un acto es suficiente, no hacen falta palabras (diez puntos para el guionista, me ha encantado esta escena)

4. El sexo: otro de los temas cruciales de la película, como telón de fondo. ¿Por qué Franck -guaperas, mujeriego y sinvergüenza- no seduce a la tierna y dulce Camille? Porque es una cosa distinta, porque ella no es un parche para tapar su soledad (como lo eran el resto), porque "yo no quiero que te diviertas conmigo" - le dice, cuando ella trata de seducirle -, "yo quiero que estés conmigo".

Lo que me deja sin aliento es este giro de la película, porque el guaperas, mujeriego y sinvergüenza de Franck es capaz de distinguir sus propios sentimientos y ser fiel a ellos hasta el final. Es capaz de comprometerse aunque ella no le corresponda, porque ha encontrado algo que merece la pena. "... ya no te beso". Y la que parecía madura, firme y sensata, resulta ser una cobarde que se conforma con tenerle a medias. O eso dice.

Es la evolución de los personajes -creíbles, coherentes y comprensibles- la que me entusiasma. Gracias a películas como esta (y, en la misma línea, "¡Qué guapo eres!") defiendo a las comedias románticas, que se sustentan en tramas de verdad, que consiguen hacerte pensar sin moralejas huecas del tipo "sé tú misma" o "lucha por tus sueños" y reflejan problemas reales, que los hay, sobre la soledad, el sexo, la amistad o el amor.

Además, creo que tiene una fotografía preciosa. No he podido poner las imágenes que más me gustan, pero en labutaca.net están todas. Una gran forma y un gran fondo. Ya me diréis si estáis de acuerdo conmigo... después de verla, claro.