viernes, 28 de agosto de 2009

A punto de irme

Escribo con toda la rapidez que me permiten mis dedos. Golpeo el teclado con decisión y prisa, sobre todo prisa. Espero no cometer demasiadas erratas... Ha llegado el momento. Me voy. Se acabaron las vacaciones para algunas desafortunadas y, después de estar dos meses pensando cómo me despediría de ellas desde el blog, va la inspiración (la inoportuna de ella) y aparece en el peor momento, cuando mi madre está desesperada haciendo la comida del fin de semana, mi hermana histérica pensando qué ropa meter en la maleta y yo, angustiada por lo que se me viene encima. Tercero de carrera. Dios mío. Me tiemblan hasta los dedos de los pies.
Vuelve esa sensación... la de no haber realizado ni la mitad de las cosas que puse en mi "lista de cosas que hacer cuando tenga tiempo libre"; vuelve la imagen de las maletas apiladas junto a la puerta, con todas las experiencias de estos dos meses empaquetadas; los abrazos que, en el momento de darlos, resultan rutinarios y que luego echas de menos, y pienso en lo que no tendré ya (pan del día, café hecho cada mañana, alguna bronca de vez en cuando) y en lo que sí tendré (examenes, facturas, pilas de platos). Todo eso vuelve, porque yo me voy.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Libros de Vacaciones

Ayer hablaba con Isabel de los libros que nos hemos leído en el verano... Bueno, más bien, de los que ha leído ella, porque yo no he sacado mucho tiempo. De todas formas, aún estoy a tiempo... ¡una semana!...

Las Uvas de la Ira, de John Steinbeck. Una familia norteamericana se muda durante la Gran Depresión al sur del país, en busca de trabajo.

Tres Rosas Amarillas, de Raymond Carver. Recopilación de cuentos, un poco amargos, un poco irónicos.

El Guardián entre el Centeno, de J.D.Salinger. Si no te lo has leído o ni siquiera te suena, puedes dejar de leer este blog. Gracias.

Y este fin de semana pretendo leerme La Carretera, de Cormac McCarthy, si me lo deja Javi, claro. Y así cambiar de género... ¿Alguna sugerencia? ¿Qué habéis leído vosotros este verano?

lunes, 3 de agosto de 2009

"La Conspiración del Pánico" : ficción y realidad

Una americanada, sin que le falte ni un detalle: acción, el presidente de los Estados Unidos, efectos especiales, tipos duros, banderas de Estados Unidos, una madre soltera y un "buen tipo pero inadaptado a quien su padre subestima", el himno de Estados Unidos, el oficial que "sólo obedecía órdenes", la moraleja final, el poder de las máquinas, el poder de Estados Unidos.

Basta con ver el cartel.


Pues sí, una americanada más que me sirve para hablar de lo que quiero hablar. Atención, que viene otra de mis "teorías sobre el cine".

Eagle Eye (la traducción al castellano es bastante absurda) demuestra que la capacidad de transmitir verdades, convencer, persuadir e informar, que habitualmente atribuimos al periodismo, está también presente en el cine. No me atrevo a decir que más presente incluso que en los periódicos, pero me atrevo a pensarlo.

Hace poco leí un artículo y una entrevista sobre el debate seguridad - libertad, cómo vivir en una sociedad cada vez más controlada, en aras de una mayor protección, puede mermar la libertad de los individuos, puede llegar incluso a rebasar los límites de la intimidad y puede, desde luego, ser mal utilizada. La tecnología favorece una vida más cómoda y segura, pero para ello ha de acceder a todos los campos de nuestra vida, ¿vamos a permitirlo?

El artículo y la entrevista estaban bien, pero con esta película he sido realmente consciente de este problema en concreto y, sobre todo, me ha hecho volver a pensar sobre cómo se relacionan ficción y realidad.

Para los que se queden con la duda (totalmente secundaria): ¿recomiendo la película? Recomiendo que pensemos acerca de lo que vemos.