jueves, 9 de septiembre de 2010

Clint Eastwood day

En general, no soy una fan de Clint Eastwood. No he seguido demasiado su filmografía, creo que Gran Torino está sobrevalorada y me da la sensación de que no resistirá muy bien el paso del tiempo.
Pero tengo que reconocer que me encanta El Sargento de Hierro. Lo que pasa es que, aunque me lo proponga, sólo puedo verla en ciertos días concretos, días en los que me digo "hoy es un día para ver a Clint diciendo tacos".
Me pasa mucho cuando vuelvo de trabajar toda la mañana del domingo. O cuando llevo toda la tarde estudiando las características del silencio (sí, lo he estudiado). O cuando, por casualidad, navegando por internet, me encuentro una frase del tipo:

"Puedes pegarme. Puedes tirarme al suelo, incluso escupirme y mearme. Pero, por favor, no me aburras".


Y, es curioso, pero después de haber leído un libro sobre David Puttnam y mis apuntes de Producción II, creo que he encontrado el verdadero espíritu de la producción encerrado en esta frase del sargento Highway. Él sí que sabe.