martes, 16 de agosto de 2011

Un mes en Filipinas


El pasado mes de junio estuve grabando un documental en Filipinas. Era la primera vez que estaba en este país del sureste asiático y también era la primera vez que hacía un proyecto audiovisual yo sola. Filipinas tiene más de siete mil islas, bañadas por el cristalino Océano Pacífico, y 93 millones de habitantes. 



Las Islas
Las islas se dividen en tres archipiélagos: Luzón, Visayas y Mindanao. La diversidad de dialectos, creencias, música, sabores y tradiciones que conviven en un espacio de 300.000 km2 (España tiene 500.000 y 40 millones de habitantes) hacen de este país un lugar apasionante, muy difícil de definir y en el que se une la influencia española, asiática y norteamericana. Las mezclas son interesantísimas y beneficiosas, pero también crean complicaciones, con los musulmanes de Mindanao, por ejemplo, o las grandes diferencias sociales.



Los habitantes 
Siempre se ha dicho que detrás de cada persona hay una historia, y es verdad. Lo que pasa es que nunca me habían contado historias tan radicales de valentía, de superación, de resignación, de sueños, de caer y volver a levantarse, como las que escuché en Filipinas. Y nunca había escuchado a nadie transmitir con tanta sencillez, esperanza semejantes experiencias; nadie se siente un héroe por sobrevivir.


He visto mucho, he hablado mucho, he pensado mucho y podría escribir más aún, pero creo que, la mayoría de las veces, lo mejor que puede hacer una es callarse. En Filipinas aprendí mucho, pero no a hacer documentales, aprendí a escuchar.