domingo, 25 de noviembre de 2012

How can I explain to you?

HARRY
But how can I explain, how can I explain to you?
You will understand less after I have explained it.
All that I could hope to make you understand
Is only events: not what has happened.
And people to whom nothing has ever happened
Cannot understand the unimportance of events

(pero ¿cómo puedo explicarlo? ¿cómo puedo explicártelo a ti? entenderás menos después de que te lo haya explicado. Todo lo que podría esperar hacerte entender son solo acontecimientos, no lo que ha pasado. Y a la gente a la que nunca le ha pasado nada no puede entender la trivialidad de los acontecimientos) 

Harry es el protagonista de la obra de teatro The Family Reunion (T.S.Eliot, 1939) y está traumatizado tras la muerte de su esposa. Las Euménides le persiguen, la culpabilidad le acecha en forma de fantastama y teme el castigo terrible de las diosas griegas.
The Family Reunion me ha parecido una gran obra de teatro, que no conocía y a la que llegué por la más remota casualidad. Recuerda a la tragedia griega con su estructura marcada por los coros, el personaje está atormentado por su pasado, como Macbeth tras sus crímenes, y los diálogos (en la estructura y la forma) son más parecidos a la poesía que a la narrativa. Podría parecer una obra difícil y, en algunos casos, así se ha dicho. Pero no creo que sea verdad. T.S.Eliot incorpora todos esos elementos clásicos pero los personajes son esencialmente modernos, hay sátira, ingenio y las emociones de Harry son comprensibles- al menos, todo lo comprensibles que pueden ser las emociones ajenas. Y el teatro, en general, es increíblemente fácil de leer con un poco de concentración e imaginación. 

Siempre me acuerdo de un profesor de la Universidad que nos picaba con el teatro. "A la gente que dice no tener tiempo para leer, yo le recomiendo que coja una obra de teatro" y nos hizo leer Otelo en primero de carrera (aunque no era obligatorio, conste en acta. Que luego no se me levanten diciendo que "me obligaron a leer").
La cita que he copiado es una parte del texto del personaje de Harry que aparece en las primeras páginas. He elegido esta porque es la definición perfecta de las dos formas de contar algo que existen: como una suscesión de eventos o a través del impacto que esos eventos tienen - o no - en los hombres. 
Es lo que pasa cuando alguien te pregunta de qué va la película, o el libro o The Family Reunion o que qué tal es el tiempo en Manchester. Mi mente se queda en blanco. Y a veces lo único que puedo decir es que qué carajo importa. Que lo que pase da igual, porque se trata de las emociones o reflexiones que subyacen tras los acontecimientos o la lluvia o las palabras. 

Por eso a veces comunicarse es tan difícil. Eso es lo que dice Harry. 
Pero, como también decía el profesor que nos hizo leer Otelo, no es imposible.
El emisor puede hacer un esfuerzo de expresión y el receptor, un esfuerzo de interpretación.
No se trata de estudiar mucho. Es más... un esfuerzo intelecto-emocional.

La ventaja que tenemos los habitantes del siglo XXI es que ahí fuera hay una cantidad ingente de libros, películas, cuadros, esculturas, y un largo etcétera de creaciones magníficamente expresadas. Igual lo que nos piden es, primero, ser encontradas y después, ser comprendidas. 

Porque, siguiendo con teoría de la comunicación, todo lo que es expresado pide ser interpretado.
Cada vez que leemos o vemos algo, volcamos lo que somos y cómo entendemos el mundo y al mismo tiempo recibimos el ser o la forma de entender el mundo de quien escribió o filmó o pintó esa obra. 
Para los borricos que sigan preguntándose "pero de qué sirve, de qué sirve eso, de qué sirve ese esfuerzo, qué gano con ello" dejo que os conteste
HARRY

... I feel quite happy, as it
Happiness did not consist 
In getting what one wanted
Or in getting rid of what 
Can´t be got rid of but
In a different vision.

(me siento bastante feliz, como si la felicidad no consistiera en alcanzar lo que uno quiera o en deshacerse de lo que no puede deshacerse sino en una forma de ver diferente)


Todo esto para deciros que me he cambiado de casa. 
Las fotos son instantáneas de las estanterías de mi habitación.
Creo que no hace falta decir mucho más.

domingo, 11 de noviembre de 2012

Los Beatles y eso que llaman pop


Lo mejor de este vídeo es la cara de Ringo
Mira todo el rato entre sorprendido y tronchado de la risa, como asombrado de la expectación que causan.
Y eso es lo que más me gusta, esa inocencia de "no me puedo creer que esto sea real" y "me parece que esos gritos están alcanzando un número de decibelios que nunca hubiera imaginado en un ser humano", esa torpeza de George Harrison cogiendo la guitarra, esa espontaneidad.
Ayer estuve en Liverpool

No me esperaba una ciudad tan bonita como la que me encontré. Me gustaron especialmente los edificios.
Y algo que también he visto en Manchester: adolescentes tocando en la calle.
Es algo muy habitual aquí, chavales que tocan instrumentos y forman bandas, o dúos, o lo que sea, y se lanzan a la calle a tocar. Lo he visto muy pocas veces en España y me parece que en ese sentido no tenemos una cultura musical tan amplia. Aquí la mayoría de los niños aprenden a tocar instrumentos - más allá de la horrorosa flauta dulce - y desde las escuelas se fomenta la creatividad (los profesores de arte están bastante cotizados, se les pide que además de un conocimiento teórico tengan habilidad práctica) y cada fin de semana se organizan actividades en las bibliotecas públicas para los niños - y los padres van también.
Está claro que estoy hablando de sensaciones a partir de cosas que he ido viendo, no es un estudio científico. Pero me parece que si un padre quiere ayudar a desarrollar la creatividad de su hijo, aquí lo tiene mucho más fácil.

El desarrollo de la radio y especialmente de la televisión fue crucial para el éxito de los Beatles, y de todos los artistas integrantes de la cultura pop. Los medios que utilizaban para llegar al público les definieron. Hoy seguimos en esa tendencia, pero creo que la diferencia entre la cultura pop de los años 60 y la de ahora es que entonces el espectador no era un ser pasivo ante los medios. Los Beatles inspiraron a personas de su misma generación, y eso hizo que este fenómeno musical no fuera un caso aislado sino que se siguiera desarrollando hasta hoy. Creo que ahora gran parte de la música pop es simplemente un producto de consumo, fruto de una estrategia de marketing, en el que no existe esa sorpresa inocente como la de Ringo al ver la reacción del público - ya es algo medido y cuantificado. Basta con fijarse en la aparición de Justin Bieber en el show de David Letterman. Nada que ver. Y no creo que sea falta de talento.
Pienso que lo máximo que inspiran muchos estrellas del pop actuales, al margen de Madonna y Michael Jackson (su muerte fue la muerte de una era), no es creatividad sino mera copia. De ahí la moda de las covers en youtube. Creo que las canciones de los Beatles eran auténticas, y eso movió a gente de su generación, y generaciones posteriores a buscar su propia originalidad.


"La culpa es de la industria"
Sí y no.
Mirad a Hockney.
Un artista que pinta con iPad. En su obra, el medio, las nuevas tecnologías, son fundamentales. Pero no es solo eso. No es solo el hecho de que pinte con iPad sino que se sirve de esa herramienta para expresarse, de una forma distinta a como lo haría cualquier otro.
"Hockney está en un museo y no en la televisión"
Por eso. La industria ya no es excusa. Hoy por hoy todo el mundo tiene acceso a un iPad, pero no todos hacen lo mismo con él. Todo el mundo tiene acceso al museo, y a internet. Es el espectador el que tiene que ser más activo: en la búsqueda y después de encontrar lo que le gusta o le inspira.
Generalizando, creo que necesitamos una sociedad más creativa para salir adelante y generar una cultura diferente. O nos atascaremos en la copia. Los Beatles, me encantan; pero ya no están. 
"¿Y qué hay ahora?"
Creo que esto. 

"¿Pero esto no es indie?"
Igual el indie es el nuevo pop.

domingo, 4 de noviembre de 2012

Video postales de Blackpool

Llevo casi un mes intentando acabar el libro To The Lighthouse, de Virginia Woolf. En inglés. Pura descripción, escritura experimental y stream of consciousness (algo así como monólogos interiores). Interesante, pero agotador. 

Estaba ya a punto de renunciar y cambiarlo por Mujercitas, cuando Judith me propuso ir a Blackpool, a una hora de Manchester, cerca del mar.




Creo que ahora empiezo a entender el libro. Y voy por la página 70.