lunes, 28 de julio de 2014

Agüita




Me he vuelto a mojar
otra vez.

El pelo pegado
los pies empapados
la piel sudada;
la lluvia
y el viento.

Y pienso:
"tengo el agua al cuello"
y repienso
para darme cuenta
de que estar así, con el agua al cuello,
es la única forma de aprender a nadar.

Quien no se moja hasta el cuello, 
no nada.
Y quien no nada, nada.




Nota para los escépticos: la lluvia es agua de mar.

domingo, 20 de julio de 2014

Colección

Tenía una colección de sus miradas cronológicamente ordenadas. Las tenía expuestas en los pasillos de la memoria, estáticas como los cuadros de los pintores flamencos que vio en El Prado el día que se despidieron. Recorriéndolas una y otra vez, arriba y abajo, mirando las miradas, se preguntaba ahora qué hago con ellas.

Pietà - Diego de la Cruz